• @TorosDeTijuana

NOTICIAS

TIJUANA, Baja California (TorosDeTijuana.com-Armando Esquivel) 30 de marzo del 2016 - Los Toros de Tijuana tuvieron un día de júbilo y de gozo al acudir a la misa que fue presidida por el Reverendo Juan Carlos Ackerman Ayón en la Capilla de Cristo Resucitado de la Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe.

Jugadores con sus familias, cuerpo técnico y directiva estuvieron para tener un momento de reflexión y encomendar al Todo Poderoso su andar durante la campaña 2016 de la Liga Mexicana de Béisbol que iniciará este viernes 1 de abril en el estadio Gasmart.

Antonio Cano Jiménez, gerente general del Club de Béisbol Toros de Tijuana, lideró la comitiva en la que también estuvieron Jorge Campillo, Director Deportivo del conjunto fronterizo y el venezolano Luis Sojo, manejador del equipo.

El lanzador Mario Mendoza Jr. y el tercera base Óscar Robles, fueron los encargados de las lecturas del libro de los Hechos de los Apóstoles, en una misa en la que el Sacerdote les hizo ver a los jugadores que hay que luchar por el presente, y que el día más importante en nuestras vidas es “hoy”.

“Vivan el presente y pónganse las pilas; nosotros venimos a este mundo a ganar y el día más importante es hoy; si un jugador falla todo el equipo falla, entonces si yo fallo todo el equipo fala”, comentó.

El prelado hizo hincapié en el poder de la concentración y los conminó, a dejar fuera del terreno de juego, todos sus problemas familiares y ajenos al béisbol.
“Se requiere de una fuerza interior muy grande para lograrlo y esa fuerza tan grande solo viene del Creador; hay que tener fe, porque si no tienen fe van a arrastrar con todo lo que tengan enfrente”, agregó.

El Sacerdote dijo al inicio de la celebración que Tijuana es una ciudad de béisbol e invitó a los jugadores a representar a la ciudad con profunda dignidad y con la frente en alto, dejando en claro la identidad de esta tierra.

“De chicos éramos aficionados de los Potros y de los Padres, no había futbol; yo era tan aficionado de los Padres que terminé haciéndome Padre”, comentó Ackerman Ayón.

Los jugadores Jason Urquídez, Barry Enright, Manny Barreda y Jorge Reyes se encargaron de llevar las ofrendas hasta el altar donde fueron recibidas por el Sacerdote.

Por último, el Reverendo invitó a todo el equipo a rezar el Padre Nuestro tomados de la mano en el altar y aprovechó para tomarse la fotografía oficial en la Capilla.

“¡Viva Cristo Rey!” “¡Vivan los Toros!”, “¡Viva Tijuana!” y “¡Viva México!” fueron las palabras con las que terminó la misa ayer al medio día.

Los Toros de Tijuana se retiraron en paz y se dirigieron a la presentación oficial del equipo ante su afición en el estadio Gasmart, en el que fue un día largo e importante para los dirigidos por Luis Sojo y todo el cuerpo técnico y directivos que los acompañaron.