• @TorosDeTijuana

NOTICIAS

HEROICA PUEBLA DE ZARAGOZA, Puebla (TorosDeTijuana.com-Armando Esquivel) 9 de septiembre del 2017 - Por siete entradas y dos tercios, Horacio Ramírez fue un maestro sobre la lomita del estadio Hermanos Serdán.

En su recital, se dio un paseo por la alineación de Pericos de Puebla al mantener la pizarra sin movimiento y espaciar cinco imparables y regalar dos bases por bolas.

El del viernes, en el tercer juego de la Serie del Rey contra el conjunto poblano pudo ser el último para el zurdo californiano en la presente temporada de la Liga Mexicana de Beisbol y, si así fue, sin duda que se guardó la mejor joya para despedirse de la campaña.

“Yo no puedo pensar que este fue mi último juego porque como lanzador y en la posición en la que estamos no puedo bajar la guardia, ya que esto es juego a juego, aunque estoy muy contento con el resultado”, mencionó.
Con su victoria, Ramírez llegó a cinco en la postemporada con Toros de Tijuana y se convirtió en el líder histórico de la franquicia, además, nunca ha salido derrotado en esta instancia.

“Me da gusto los buenos resultados individuales, pero lo más importante es el equipo; me sentí muy bien; me funcionó muy bien el sinker y mantuve la bola bajita”, agregó.

La clave para Ramírez fue una vez más su venenoso “sinker” que utilizó a discreción para eliminar enemigos en un recital de pitcheo que estuvo confabulado toda la noche con la fina defensa de sus compañeros.

“La clave es la defensa también, ya que yo no poncho gente; me salieron batazos duros pero que fueron a las manos y al final en esa octava entrada ya no tenía gas, ya no tenía rectas y por eso salí del juego; la defensa fue increíble de todos como Roberto López, José Guadalupe Chávez, Corey Brown, Liddi, en fin todos, incluyendo a Apodaca, ya que él se convierte en mis ojos durante el juego porque el pide los lanzamientos y yo me voy con eso”, explicó.

Por último, el zurdo recordó que el jueves a su llegada al aeropuerto de Tijuana para viajar a Puebla, se acercó una señora para preguntarle por el color de casaca que utilizarían los Toros el viernes para el tercer juego de la serie.

“La señora me preguntó por el color de la casaca que íbamos a usar en este juego y yo le dije que la militar, a lo que ella me solicitó que usáramos la roja y pues fue la roja hoy (viernes) y con esa ganamos”, concluyó.

Por lo regular, el lanzador es quien elige el color del uniforme que se utilizará en su apertura.